AUTOGOBIERNO, SOBREPOBLACIÓN Y HACINAMIENTO EN PENALES DE ESTADO DE MÉXICO: CNDH

0
126
Foto: DH Noticias

De acuerdo con el último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en siete penales del Estado de México prevalecen problemas de autogobierno, inseguridad, sobrepoblación y hacinamiento que los ubican en un alto grado de peligrosidad.

En un reportaje publicado en el diario Milenio, se detalla que ante la falta de personal y diversas deficiencias, en Tlalnepantla, Bordo de Xochiaca, Chalco, Almoloya de Juárez, Otumba Tepachico, Texcoco y Ecatepec son los internos quienes mandan o comparten esas funciones con las autoridades.

Por tanto, las condiciones de vida no son las óptimas ni tampoco la seguridad, prueba de ello es que en 2017 se registraron 26 homicidios dolosos en estas prisiones, cinco suicidios y dos riñas, lo cual los ubica entre los 10 más peligrosos.

Al interior, los lugares más riesgosos son los dormitorios, donde ocurren 75 por ciento de los homicidios y otro 16 por ciento se da incluso en los hospitales o juzgados, lo que evidencia una deficiente separación de procesados y sentenciados, insuficiente personal de custodia, deficientes condiciones materiales e higiene, donde ni el área médica se salva de esta condición, tampoco las cocinas ni los comedores.

La CNDH expuso que además son insuficientes los programas para prevenir adicciones y los esquemas de trabajo en los centros penitenciarios; además de presiones y sobornos, pocas actividades educativas y deportivas, no hay atención especial a personas con preferencias sexuales distintas, adultos mayores, discapacitados o indígenas; deficiente atención a los menores que viven con sus madres y falta de capacitación del personal penitenciario.

Cabe mencionar que de los 131 penales que revisó la CNDH solo incluyó a 11 de los 22 centros penitenciarios estatales mexiquenses. De ellos ocho están saturados y los otros tres están a punto de no tener espacio para más ingresos.

Los más graves son Ecatepec, donde hay 4 mil 212 internos donde sólo hay lugar para mil 200, en el caso de Tlalnepantla están 3 mil 482 para 915, algo así como cuatro personas por cama individual. Lo mismo ocurre en el Bordo de Xochiaca con 2.3 por litera, en Chalco son 4.3 por cada espacio en los dormitorios, comedor, patios, regaderas y demás.

En Almoloya de Juárez están 3 mil 31 cuando sólo debieran existir mil 776, en Cuautitlán mil 85 en lugar de 410 y en Texcoco mil 69 en 558 espacios. En el penal de Nezahualcóyotl sólo queda un lugar, en Valle de Bravo hay 32 reos de más y en los dos de Otumba quedan 14 lugares.

Las mujeres también tienen problemas de hacinamiento en Cuautitlán donde están presas 86 donde sólo hay espacio para 50, en Tlalnepantla con 182 cuando sólo debieran estar 123, en el Bordo de Xochiaca con 176 en 90 camas, en Chalco con 144 en 100 espacios y en Texcoco con 76 cuando la capacidad es para 65. Sólo Almoloya de Juárez tiene 70 lugares vacantes y 325 reas.

Si se toma en cuenta toda la capacidad que tienen las prisiones mexiquenses es donde hay más lugares disponibles de todo el país, pero también la población más grande de féminas en reclusión, con 923 de las 5 mil 264 en toda la nación, es decir 17.5 por ciento.

El informe del organismo defensor de los derechos humanos, expone que no todas las entidades cuentan con centros femeniles, sólo hay cárceles exclusivas para hombres y en esos casos las presas deben ser alejadas de su lugar de origen, hasta tener cerca una prisión.

Sin embargo, en estos casos las mujeres viven con sus hijos. Ello ocurre en 15 casos en Almoloya de Juárez, tres en Tlalnepantla, así como en Bordo Xochiaca y Chalco, en Ecatepec son siete menores que duermen al lado de su madre hasta que puedan separarlos de ellas.

En total son 32 menores, casi la mitad de lo que ocurre en la Ciudad de México, donde están 70, y muy parecido a lo que ocurre en Veracruz, Tamaulipas y Nuevo León.

El comportamiento de esta cifra es muy variable. En 2013 eran 396 niños, en 2014 subió a 479, luego bajo a 452, en 2016 nuevamente volvió a subir a 618, pero el año pasado bajo drásticamente a sólo 444 casos.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí