Luego de que el conteo rápido elaborado por el Instituto Nacional Electoral dio como ganador a Andrés Manuel López Obrador, con alrededor del 53% de la votación por la Presidencia, inicia un proceso de transición que durará varios meses.

En primera instancia, el INE realizará los cómputos distritales el 8 de julio, con los que se hace el conteo oficial de los votos. Después de realizar este proceso, se podrá entregar al próximo mandatario su constancia como presidente electo. Esta parte del proceso podría retrasarse en caso de que partidos políticos o candidatos impugnen algunos resultados, aunque la victoria de López Obrador difícilmente podría cambiar.

Después, el presidente electo forma un equipo de transición, que se reunirá con miembros del gabinete del presidente Enrique Peña Nieto, para organizarse y definir el método mediante el cuál se hará la transferencia de poder.

Se cuenta con un presupuesto de 150 millones para el equipo de transición, con el cual cubren los gastos para elaborar su plan de gobierno y un proyecto de presupuesto para el año 2019.

Hasta el 1 de diciembre el nuevo presidente tomará protesta ante el Congreso de la Unión, tal como lo marca la tradición.

Sin embargo, debido a la reforma político-electoral de 2014, la nueva administración terminará su mandato en octubre del 2024.

Compartir

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí