En fechas recientes han ocurrido asesinatos hacia mujeres embarazadas que resaltan por la frialdad y perversidad de los hechos, ya que el objetivo de matarlas es extraerles a sus bebés.

En el transcurso de estos siete días han sido asesinadas por lo menos tres mujeres embarazadas, causando incertidumbre en la población ya que los responsables comparten el modus operandi, y en lo que va de 2018 ya suman ocho casos.

El primer caso se presentó este 31 de marzo cuando Cynthia Fátima “N”, se presentó en un hospital de Tamaulipas, con un bebé muerto con la esperanza de que fuera reanimado, sin embargo los médicos se dieron cuenta rápidamente que ella no era la madre.

Cuando la Policía se dio a la tarea de buscar a la mamá del recién nacido, dieron con el cuerpo de Jessica Gabriela, de 20 años, que estaba en la casa de la pareja, quienes ahora están acusados de asesinato.

El pasado 27 de marzo, Jessica salió hacia la casa de Cynthia Fátima “N”, quien la había contactado a través de Facebook y le ofreció regalarle ropa para su bebé.

Cynthia, había publicado en Facebook que estaba embarazada y después posteó que sufrió un aborto, y acudió al Hospital General Carlos Canseco con la bebé, quien ya sufría falta de oxígeno e hipotermia.

La mujer aseguraba que había sufrido un aborto, pero en el hospital se comprobó que no fue así y tras dar declaraciones contradictorias, las autoridades visitaron su domicilio, ubicado en la Colonia Nuevo Progreso, al norte de Tampico, donde encontraron el cuerpo de Jessica, quien llevaba cuatro días desaparecida.

Un segundo caso fue en Xalapa, Veracruz, Brianda Padrón, la mujer que se llevó a Jenny Judith para quitarle a su bebé, fue detenida y es investigada por los cargos de homicidio doloso y secuestro agravado, según informó la fiscalía general de Veracruz.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de 55 mil dólares a cambio de información que diera con el paradero de Brianda Padrón Cano, acusada de asesinar a una mujer embarazada para extraerle el niño.

Afortunadamente el bebé pudo sobrevivir y de acuerdo a la prensa local, la mujer también le había ofrecido ropa a su víctima.

El tercer caso es Alba Lizbeth tenía 25 años de edad y cerca de ocho meses de embarazo. Su cuerpo fue hallado la noche de este 4 de abril en un camino del Fraccionamiento Pomoca, en la ranchería Corralillo, en Nacajuca, Tabasco, de acuerdo con un reporte del diario Reforma.

Sin embargo, su familia ha declarado que ella abordó un taxi pirata la noche del domingo 1 de abril y que nunca llegó a su destino. Alba iba acompañada de su hijo de cuatro años, el cual fue encontrado esa noche caminando en la calle con la ropa ensangrentada, lo que hace suponer que fue testigo del asesinato de su madre, en este caso, no se sabe nada del bebé extraído.

 

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí